Etiquetas

martes, 17 de julio de 2012

Recuerdos

Si miramos hacia atrás nos damos cuenta que nuestras vidas están llenas de recuerdos, ya sean buenos, malos, agridulces...  Pero de eso se compone, cada recuerdo es como una pieza de un puzzle gigante.
En ocasiones un objeto, un lugar, una canción, un olor o simplemente una palabra puede llegar a transportarnos en el tiempo, nos devuelve al pasado, nos hace recordar.
Mientras que para otras personas ciertas cosas pueden pasar desapercibidas o no tener sentido, para ti puede significar todo un mundo. Resulta difícil desprenderse de aquello que nos trae tantos recuerdos, piensas que si lo haces estarás deshaciéndote de ellos también, arrancándote en cierto modo una parte de ti. A veces sólo necesitas tiempo para darte cuenta de que lo mejor es dejarlo ir, de que si quieres continuar has de hacerlo, de que no puedes quedarte anclado. Y no por ello lo borras, sino que cierras una capítulo para poder abrir otro.
Por una parte los recuerdos felices pueden resultar dolorosos en el presente, no porque se hayan transformado en malos, sino porque sabes que es imposible volver a vivirlos. Y es que el mejor regalo que te puede dejar una persona son los buenos recuerdos, aquellos que nunca se olvidarán.




6 comentarios:

  1. Qué bonita la entrada.
    El otro día justo un sabor nos recordó a la infancia.. (:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias =) Hay tantas cosas que te traen recuerdos.

      Eliminar
  2. Que bonito *-* Los buenos recuerdos son importantes, te ayudan a avanzar al pensar en ellos.

    ResponderEliminar
  3. Pues cuanta verdad dices en este comentario me ha llegado a lo más profundo de mi alma y tengo que aplicármelo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que me digas eso =) No hay que olvidar los recuerdos pero sí avanzar.

      Eliminar

¡Gracias por dejar un comentario! Estoy encantada de leerlo y responderlo.
Te espero en la siguiente entrada, no me falles =)